Nicolás Copano y Demasiado Tarde: “Si estuviese la Concertación en el gobierno, seríamos igual de duros y nos tratarían de derechistas insoportables”

Nicolás Copano y Demasiado Tarde: “Si estuviese la Concertación en el gobierno, seríamos igual de duros y nos tratarían de derechistas insoportables”

18 Julio 2012

Nicolás Copano (25) habla sobre la extensión de la temporada de Demasiado Tarde. ¿Cómo viene la mano en este contrainformativo y qué planes tiene el comunicador de aquí en más? Pon a prueba tu sentido del humor y entérate aquí.

Cristian Mena A... >
authenticated user Editor Administrador

A sus 25 años, Nicolás Copano (@copano) parece un veterano de las comunicaciones. Con 10 años de medios en el cuerpo (y con varios kilos de menos), afirma que tras una década está haciendo el programa que quiere. Y los resultados lo han acompañado para extender la temporada de Demasiado Tardeel contrainformativo que todas las semanas es Trending Topic junto aJosé Ignacio Stark (@stark) yEstefanía Opazo (@powertefi). Al fin y al cabo, más de 15 mil televidentes online a diario, emisiones en Canal Vive de VTR y CNN Chile con una audiencia cuyo 71,9% es ABC1 – C2 no pueden estar tan equivocadas.

Desde su productora salimos para tener esta conversación-almuerzo sobre el show de noticias que día a día cultiva una creciente comunidad en redes sociales, las que revisa cada 5 minutos en su teléfono móvil. Copano invita. ¿Destino? Según su radar mental espontáneo: El rincón restorán de un supermercado en un portal comercial. ¿Cómo llegamos aquí? “Habla de una profunda educación popular”, bromea. “Igual  hay que mirar qué está pasando alrededor tuyo para entender a este loco país”, agrega. Es Nicolás Copano, compartiendo la visión y la misión de Demasiado Tarde. Humanamente hablando.

- Demasiado Tarde ha tenido harta audiencia y repercusión en redes sociales (como suelen ser la tónica de tus programas). Lo que era una temporada 3 - 4 meses, ahora es extendida, ¿cómo se viene la mano con el programa?

Seguimos adelante. Ya cruzamos el tercer mes, lo cual es una sorpresa en mi carrera televisiva, por eso estamos haciendo esta nota, para celebrarlo. Queremos ver qué pasa de aquí a las Elecciones Municipales, creo que puede ser una súper buena oportunidad, sobre todo en un año de inscripción automática y voto voluntario que suma a nuestra perspectiva libre. Va a ser una responsabilidad poder entender lo que está pasando y expresar una posición e intención de cambiar las cosas. Finalmente, el proyecto como programa es ‘más voces, más libertad’ y una mirada más crítica sobre una sociedad modelo, económicamente, para los que le gusta hablar de números y no de personas.

- El programa crítica a los políticos de izquierda a derecha, algo que los convierte un poco en un bicho raro en la tele, donde las líneas editoriales más o menos marcadas…

Nosotros tenemos una posición: somos demócratas, los detestamos a todos por igual.

- A televidentes que vean Demasiado Tarde por primera vez, le podría resultar algo extraño que sean críticos al gobierno del Presidente Piñera, pero van al programa la Primera Dama, Cecilia Morel, o elMinistro de Salud, Jaime Mañalich.

Es que nosotros no somos críticos del gobierno ni del Presidente, sino del modelo político. Pasa que hoy ellos son el modelo. Probablemente, si estuviese la Concertación ahí, seríamos igual de duros y nos tratarían de derechistas insoportables. Hay gente que confunde lo que hacemos, porque no somos un programa proselitista. No obstante, sí tenemos nuestros valores, como la libertad, el respeto a las minorías, el empuje por los sueños, el debate de ideas no histérico, sino racional y con humor. Siendo que vivimos tiempos donde la derecha está desconectada de la izquierda, en un debate ruidoso, nosotros podemos instalar, a través de humor, que hay cosas que no están teniendo sentido.

Por ejemplo, en el debate por el sueldo mínimo, son irreales las propuestas que se entregan, y son dolorosas. Y hay mucho muñequeo, como el espectáculo que hace Carlos Larraín (Presidente de RN) con el gobierno de Piñera, ¿cómo se puede transformar en el líder del discurso de oposición de un momento a otro? O ¿cómo diputados votan cosas para que pasen otras que están en contra, pero en realidad están a favor? Es un país muy raro el que estamos viviendo. Sin embargo, somos un país que no va mal para un grupo importante de personas que no mira lo que está pasando alrededor. Vivimos desconectados, como si  todavía no hubiera internet o TV satelital; eso hay que recuperar.

Por esto es que para nosotros la sección ícono y la más revolucionaría del programa no son los segmentos de chistes ni las entrevistas que las hacen todos, es la #CausaDelDíaPermitir a un montón de ONG’s o ideas buenas promoverse por TV  con humor y velocidad, llamando a la participación, creemos que es el gran cambio. Nosotros tenemos una comunidad de televidentes, a la cual se le ha respondido y con la que tenemos que ser consecuentes, porque espera cada noche el mejor discurso, que es recuperar la sanidad mental.

- ¿Por eso, aunque has dicho que estás educado para conducir un Late, preferiste con tu equipo realizar un noticiero?

Tuve un viaje a EEUU, donde vi el The Daily Show with Jon StewartSábado Gigante con Don FranciscoLate Night with Jimmy Fallon y a Watch Late Show with David Letterman y al final caché que el Late pertenece a una estética, ya sea donde un animador con zapatillas se dirige al público desde un departamento de soltero o uno viejo lo hace desde su propio loft… Nosotros no tendríamos eso (me encantaría poder hacerlo, quizás lo haría bien), pero el país no necesitaba un Late más, donde siguieran hablando los mismos de siempre, necesitaba un contrainformativo. Por eso, en el momento en que contamos la noticia, tenemos opinión automáticamente, apelando al sentido común.

- En el noticiero de TV abierta las informaciones pasan unas tras otras, a diferencia de Demasiado Tarde que busca contexto, cuestión que el lector de noticias tradicional no puede profundizar por estar preso del telepronter… ¿Los informativos podrían tomar ese rumbo?

Nosotros no tenemos por qué decir a dónde deben ir los noticieros, eso aprendí también con los años, antes me gustaba pontificar desde mis proyectos… ya no. Lo que hemos comprobado haciendo un informativo, basándonos en el material increíble que nos pasa CNN Chile para poder contextualizar, es que no hay más de 5 noticias importantes al día, de las cuales ‘claves’ deben ser 3.

Nosotros tenemos una hora de programa, la primera media hora es de monólogo y humor y la segunda de contexto duro, que suma los shows musicales de los jueves. No deja de ser interesante que, finalmente, de nuestro informativo la gente salga sabiendo cosas y ése es nuestro objetivo.

Pasa que la construcción de los informativos en Chile se basa desde la siguiente lógica: ‘esto es noticia, Usted no sabe lo que es el IPC’. Nuestro programa siempre está reseteando. Cuando le preguntamos sobre reforma tributaria a Franco Parisi, se lanzó con la propuesta de Piñera y blablablá, pero le dije ‘para, eres profesor, explícame de cero, no sé’. Así marcamos una diferencia estética con otras propuestas juveniles de la TV que buscan ser más inteligentes. En general, la propuesta ‘inteligente’ se rige en que el conductor sabe. Yo sé también, pero no lo queremos decir, no porque consideremos que nuestro público sea tonto, muy por el contrario, sino porque pensamos de corazón que tiene que aprender con nosotros. Y pasa, aprendemos mucho haciendo el programa, nos sorprendemos. Es la gracia de tener a Alberto Mayol (sociólogo y académico) haciendo una charla semanal de un tópico, sobre cómo funciona el sistema binominal o qué es la derecha. No hay otra forma de entenderlo.

- ¿Qué se viene en esta extensión de temporada, sigue igual, será diferente, o agregarán algo más?

Creo que hay que seguir haciendo el programa como es, pero sí lo que vamos a ir agregando lentamente es mucha más educación cívica rumbo a las elecciones. Obviamente, la cobertura de las campañas municipales que va a estar genial, ése va a ser nuestro momento; hoy estamos en la construcción y en entender el camino.

Igual hay una cosa muy rara: este gobierno ha sido un regalo para el programa. Nosotros pensamos ‘no, deténganse un momento, no digan esas cosas...’, pero Piñera es muy divertido.

- Dices que más que la crítica al gobierno, es al modelo, en el cual hay algunos afortunados, quienes pertenecen al estrato ABC1. El otro día compartiste una estadística que revela que tu programa lo ven principalmente ellos, ¿qué interpretación le das?

¿Por qué el 71,9% del público de Demasiado Tarde es ABC1 - C2? El misterio es muy simple. Hoy todo el mundo tiene acceso a un celular, a Google, pero cuando pasas a un nivel educativo que en este país está segregado, sabes qué buscar en internet, qué consumir para informarte. En esa lógica, concluimos que nuestro público son jóvenes que quieren estar informados para decidir. ¿Y cómo podríamos llegar a jóvenes que no quieren estar informados? No es responsabilidad de nosotros.

Yo durante años quise hacer cosas súper transversales, pero después caché, viniendo de un barrio popular (en La Florida), que nadie es profeta en su tierra. Uno tiene que hablar lo que le salga y va a llegar la gente que corresponde. A mí me encantaría que todo el mundo le gustara mi programa y fuera tan masivo como Yingo, pero por el lado de que estoy contribuyendo para un país mejor, aunque también me gusta que sea para quienes quieran verlo.

- Aunque igual hay personas que te ven y te dicen "deberías hacer lo de Canal Copano" (Vía X - 2007)…

Yo crecí, mi público creció. Yo envejecí, ya hice 2 empresas y quebré una vez a mis tiernos 25. He podido viajar y conocer, no me pidan hacer lo que realicé a los 20 años. Lo que sí tienen en común ambos programas, es que plantea un código distinto. Canal Copano planteaba por primera vez a cabros en TV como la gente que estaba viéndola y Demasiado Tarde plantea un noticiero que es como la gente ve y piensa el informativo, expresándose frente a las noticias, diciendo cuando algo no les parece ‘qué les pasa a estos huevones’.

Nosotros también nos molestamos con algunas cosas, porque no hacemos periodismo para periodistas, ésa es la magia del show. Nosotros no queremos hablarle a la facultad de periodismo para que ellos evalúen. Cuando me ve un cabro que es periodista se enoja por nuestro programa, yo digo ‘qué bueno, está funcionando muy bien’, ¿cachai? Pienso: ‘Vayánse a buscar respeto a otro lado’.

- En esa crítica a la academia, trabajas con gente nueva y que no es periodista necesariamente. Y tú has estudiado por lapsos, impartido clases, pero más trabajado en medios. Con esa experiencia, ¿cómo ha sido el trabajo con José Ignacio Stark y Estefanía Opazo?

Es pasión pura. José Ignacio es un tipo talentosísimo, que sabe mucho de tecnología y otras cosas, muy divertido, y tiene el encanto de que él es lo que se ve al aire. Está loco, lo quiero mucho, es mi amigo, con él me río tanto que de solo acordarme de situaciones me río solo. Y la Estefanía es una amiga mía con quien íbamos a trabajar la escenografía (es diseñadora, trabajó en Roos Film), pero con unos amigos descubrimos algo súper importante: teníamos muy buena onda y estábamos de acuerdo en qué programa hacer. ¿Por qué en el panel no hay periodistas? Podrían serlo, pero el tema no pasa por ahí, sino por ser o no expresivo y ellos lo son.

Se viene el estallido

- ¿Hoy es Demasiado Tarde, pero tienes otros proyectos para más adelante?

Tenemos una productora de contenidos y estamos haciendo cosas para VTR y Google (Hangouts). Siendo honesto, nos gustaría hacer más cosas para VTR, miles de cosas para Google y los clientes que vengan. Hay más ideas, están en el baúl. Ahora, me gustaría producir más. Si bien Demasiado Tarde es súper cómodo para mí como formato, lo podría hacer Stark y Estefanía solos… puede pasar, eventualmente. Pero veremos, después de 10 años estoy haciendo el programa que quiero.

- Y después de todo este tiempo, publicarías un libro pronto…  ¿Temática?

No quiero dar muchos detalles, porque al final me van a robar la idea y siempre hay gente con más tiempo que uno.

- ¿Tiene que ver con medios?

Siempre.

- ¿Tienes un escritor fantasma?

No uno, tengo varios miles.

- ¿Y de vuelta a la radio?

Tengo una idea para volver. Ha habido ofertas que no han llegado a puerto, conversaciones pendientes. Es que siento que cuando hago tele, innovo y después de un buen rato ya se me ocurre cómo innovar en radio. Creo y siento que va a llegar ese momento, pero tiene que darse, aunque igual he sido de los que ha buscado cosas, ‘quiero conversar con el Señor tanto o conocer a tal persona’. Creo que eso puede venir. Mientras tanto, sigo produciendo, escribiendo (Publimetro) y haciendo que Demasiado Tarde sea el rincón de esas voces que nos están faltando.

- ¿Te imaginas teniendo una casa editorial, con multimedios, a lo Mario Pergolini con Vorterix?

Sería bonito. Ahora Argentina tiene otra gracia: no odia a la gente. Acá la industria odiaría si uno hace algo solo y los manda al carajo, como que ése es el problema. Pero estoy bien, con VTR somos socios y la pasamos bien.

- Palabras al cierre.

Gracias a todos quienes ven Demasiado Tarde y seguiremos buscando la verdad cueste lo que cueste. ¿Y cómo cuesta, no? Sino pregúntenme cómo pago los cheques a fin de mes.

-- 

Demasiado Tarde: De Lunes a Viernes

Estreno Online: 22:00 hrs. Estreno Canal Vive: 01:00 hrs. Estreno CNN Chile: 02:30 hrs. 

Web oficial: http://www.dtvtr.cl/ / Videos: http://www.youtube.com/copanotv