Karadima: Desigualdad ante la ley

27 Julio 2021
Sensación de desamparo e impunidad, es lo que queda para las personas que han sido víctimas de abuso sexual en Chile.
Diego Inzunza >
authenticated user
Karadima, Abusos, Iglesia Católica. Foto: Unsplash

Un símbolo de los abusos cometidos por clérigos en Latinoamérica, con 178 casos confirmados, donde al momento de ser consumado el acto, más del 50% fueron menores de edad. Al parecer, estos casos no fueron suficientes para la justicia chilena, demostrando la supremacía de la Iglesia Católica ante la ley y que la existencia de un estado laico es una mera utopía. El castigo que tuvo el depredador sexual, fue pasar sus últimos días en penitencia y oración, y la prohibición de realizar actos eclesiásticos de manera pública y la prohibición del contacto con sus antiguos feligreses, según condenó la justicia canónica.

En 2018 el santísimo padre expulsó al pederasta tras acreditar su participación en actos de abuso. Cadenas de poder y ocultamiento que finalmente salieron a la luz, y que por presión mediática pudieron ser “sancionadas”, pero alejadas del marco jurídico al que podría haberse enfrentado cualquier persona no ligada a la iglesia. Pactos de silencio, ocultamiento y omisiones, constituyentes de asociación ilícita para quienes fueron cómplices por años del silencio del violador, y que no sólo pertenecieron al mundo religioso, sino que a la elite económica y política chilena.

Puede interesarte: El Estado como un padre ausente

Muy por el contrario a la cobardía de los perpetradores y encubridores de estos actos, cabe destacar la firmeza y valentía de quienes develaron estos actos. James Hamilton, Juan Carlos Cruz y José Andrés Murillo, quienes lideraron esta lucha, se refirieron a su situación con respecto a la muerte de Karadima, enfatizando que se encuentran en paz y que esto los moviliza a “seguir luchando para que estos crímenes no vuelvan a pasar y por tantas personas que lo han vivido y que aún no tienen justicia”, según publicó Hamilton en su cuenta de twitter @JamesHamiltonCL.

Una vez sufrido un abuso, la víctima puede pasar por un largo proceso de sensaciones de incomodidad, vergüenza y culpa, motivo por el cual no todas las personas denuncian los hechos. La re-victimización al denunciar estos actos, es algo que se ha evitado con la implementación de entrevistas videograbadas, donde los niños, niñas y adolescentes ya no tienen que contar una y otra vez sus experiencias, sino que lo realizan en un espacio seguro y confidencial, frente a un experto que los acompañará en este proceso.

Ante situaciones de Abuso Sexual Infantil (ASI), se puede denunciar ante Carabineros de Chile, Policía de Investigaciones, Servicio médico legal, fiscalía y tribunales de familia, donde las víctimas tendrán un trato preferencial, según lo estipulado bajo la ley N°21.057, que regula entrevistas grabadas en video y, otras medidas de resguardo a menores de edad, víctimas de delitos sexuales.