Familiares relatan el calvario que vivió niña abusada en escuela premilitar

Familiares relatan el calvario que vivió niña abusada en escuela premilitar

18 Febrero 2019

La madre y una tía de la víctima entregaron su testimonio.

Equipo >
authenticated user Editor

La tía y la madre de una de las menores de edad que fueron víctima del falso instructor militar que fue arrestado por registrar órdenes de detención por diversos delitos sexuales contra menores de edad contaron detalles de su experiencia con el sujeto.

En una entrevista con Diario El Llanquihue, la mamá contó que inscribió a su hija, de 14 años, en el "Club Premilitar de Montaña", de Víctor Gutiérrez Basualto, luego de que el hombre la convenciera tras promocionar su escuela premilitar en el colegio al cual asistía la menor.

"Después de tanto que insistió, la terminé por inscribir. La matrícula tenía un valor de 5 mil pesos y en ese tiempo la mensualidad estaba al mismo precio. Fuera del gasto que se debía hacer también por el concepto de uniforme para poder presentarse", comentó la mujer.

LEE TAMBIÉN: Hombre detenido por delitos sexuales mantenía una escuela premilitar clandestina

La madre explicó que Gutiérrez “nos contó que había sido teniente coronel retirado de las Fuerzas Armadas y que llevaba desde 2004 haciendo este tipo de actividades con jóvenes. Decía también que el fin de su labor era para contribuir en la vida de los chicos, alejándolos de los vicios. Si bien nunca dijo que el ser parte de la escuela les aseguraba un cupo en alguna rama del Ejército, decía que tenía mucha influencia y personas conocidas. Que era solo levantar el teléfono y dar el nombre del postulante".

SE REVELA LA VERDAD

A mediados de 2015, la mamá notó que su hija no estaba con la misma motivación de antes. En una ocasión, la niña salió de su casa en dirección al colegio y desapareció durante todo el día. La tía de la menor recordó que "en nuestra angustia y desesperación se nos ocurrió llamar al instructor contándole lo sucedido, en lo que él literalmente se lavó las manos diciendo que no tenía idea, casi incomodándole el que estuviéramos preguntando por ella. Lo que nos pareció extraño, ya que a diferencia a otras veces el hombre siempre se veía muy preocupado de sus aspirantes".

La pequeña regresó a su hogar pasada la medianoche "hecha un demonio", según describió su tía, faltándole el respeto a su mamá y muy alterada.

Ese fin de semana, la niña tenía que acuartelarse y no quería. Fue ahí cuando reveló lo que realmente ocurría. "Me pidió que conversáramos. Lo primero que dijo fue que no quería ir a la escuela premilitar. Yo no entendía, por lo que le dije que no podía ser irresponsable y debía asistir, porque había asumido un compromiso. Le exigí que me contara lo que le sucedía para poder entenderla. Ahí me dijo que el instructor la acosaba y le hacía tocaciones. '¿Cómo es eso?', le pregunté. Ahí ella me confesó que el instructor cada vez que la encontraba le tocaba el poto, la agarraba a besos y que a veces incluso la encerraba en una pieza y se le tiraba encima", relató la madre.

LLAMADA TELEFÓNICA

Tras la inasistencia de la niña, el instructor llamó insistentemente pidiendo explicaciones. Un día, la tía escuchó lo que él le comentaba a la pequeña ya que puso el altavoz. "Le decía que se estaba tocando sus partes íntimas, que se estaba masturbando, pensando en ella. Que él estaba muy enamorado y que por eso hacía esas cosas. Le pedía que le hablara para que pudiera acabar con lo que estaba haciendo. (La niña) estaba aterrada, llorando. Ahí hablé yo y le dije que entendía todo lo que decía mi sobrina, 'viejo tal por cual' y le corté", expresó la mujer.

"Enfurecida con mi cuñada nos fuimos al colegio. Eran cerca de las 11 de la noche y estaban acuartelados. Le grité ¡Gutiérrez abre la puerta maricón desgraciado! Lo encaré diciéndole que tiene un montón de niñas a su cargo y le puede estar haciendo lo mismo que a mi sobrina. Me negó todo en primera instancia. 'Fíjate en el número (de teléfono)' me decía, pero mi sobrina ya nos había contado que junto a otros chicos se habían dado cuenta que (el instructor) tenía más de un teléfono y que cambiaba los chip. Le volví a repetir que había sido yo quien le contestó el celular. En ese momento se arrodilló, jurándome que todo eso era mentira y que la menor lo había inventado. 'Cómo me dices eso si yo misma te escuché', le insistí. Al final lo insulté, le escupí y me fui", prosiguió la tía.

PRISIÓN PREVENTIVA

Víctor Gutiérrez Basualto se encuentra en prisión preventiva a la espera de ser trasladado a Valdivia, Osorno y Panguipulli, ciudades donde los tribunales mantenían hasta la semana pasada órdenes de detención pendientes.

El hombre, de 55 años, fue formalizado el sábado por tenencia de armas de fuego, mientras que la indagatoria por casos de índole sexual aún avanza de manera desformalizada.

"Él debe pagar por todo el daño que ha hecho. Ojalá que nunca más jóvenes sean embaucados de esta manera y que los padres hablen con sus hijos. Hay muchos que no saben lo que realmente sucede, ya que este hombre manipulaba muy bien la sicología de todos haciéndolos creer que todo lo que pasa allí es normal", concluyó la madre de la menor.