El centralismo, un detonante del descontento

El centralismo, un detonante del descontento

25 Enero 2021

La crisis social y sanitaria ha afectado muy duro a nuestro país, pero también ha hecho ver la desigualdad existente en regiones, comunas y territorios. Se mide con la misma vara algo que debería tener indicadores propios, de pertinencia regional y local.

Fundación Super... >
authenticated user Corresponsal Corresponsal Aliado

Conocer y reconocer las inequidades socio territoriales a escala local en el contexto que enfrenta el país hoy es esencial para poder vislumbrar los futuros escenarios de los territorios, donde la brecha de desigualdad crece cada día más. En Chile sigue existiendo un centralismo que abarca distintos ámbitos del ser humano y esto es también uno de los detonadores del descontento social generalizado.

La crisis social y sanitaria ha afectado muy duro a nuestro país, pero también ha hecho ver la desigualdad existente en regiones, comunas y territorios. Se mide con la misma vara algo que debería tener indicadores propios, de pertinencia regional y local, lo que afecta las políticas públicas ligadas a educación, salud, vivienda, trabajo, entre otras. El enfoque está en descentralizar la información y las formas de analizar y medir los datos, se tiene que avanzar en la incorporación de nuevas dimensiones, indicadores y umbrales de pobreza ajustados a la realidad, así como mejorar en mayores grados de integración entre la generación y gestión de información, y el diseño y evaluación de políticas públicas y programas a escala regional y comunal.

En la Fundación Superación de la Pobreza realizamos un Diálogo País, donde conocimos la opinión de personas con experiencia y visión en los territorios: Andrea Repetto, economista y presidenta del directorio de la Fundación; Sebastián Ibarra, académico del departamento de Ciencias Sociales y Humanidades de la Universidad de Aysén; y José Hernández, director del Instituto Chileno de Estudios Municipales de la Universidad Autónoma de Chile y editor de la Revista Iberoamericana de Estudios Municipales.

En esta rica instancia reflexionamos sobre la construcción de información y de indicadores que se utilizan a escala regional y nacional, donde existe un conflicto de representatividad, en los cuales las mediciones no muestran los intereses, ni las condiciones reales presentes en los territorios. Hablar de autonomía es importante hoy, ya que es necesario que las regiones sean capaces de tomar sus propias decisiones y no dependan de externos y de la capital para poder decidir cuáles son sus necesidades y qué recursos deben utilizar.

Ante este escenario, una nueva Constitución se presenta como una oportunidad, donde hay que pensar en cómo resolvemos el problema de las inequidades territoriales, incorporando todos los aspectos ligados a la desigualdad. Pero, como lo mencionó uno de los panelistas, la Constitución puede dar ciertos parámetros, pero no por ello va a resolver la desigualdad. Este es un trabajo que tiene que involucrar a todos y todas y se necesita la colaboración de diferentes actores sociales.

Aysén, como región del extremo sur del país, ha sido usuaria de las políticas públicas de un gobierno central. Los desafíos de las inequidades socio territoriales tienen relación a la desigualdad de los territorios, a las bajas competencias y capacidades administrativas y la poca información de la realidad local. La necesidad es de fortalecer al gobierno y la administración local para enfrentar los retos contemporáneos.

Estas distintas visiones llegan a un punto en común, el cual es construir un Chile mejor y más digno, donde las posibilidades y oportunidades sean representativas de las realidades de cada territorio y de las personas que lo habitan.

     

Por Ricardo Villalobos, director regional Aysén, Fundación Superación de la Pobreza.