Gestar y parir en pandemia: Adaptarse a un nuevo escenario

Gestar y parir en pandemia: Adaptarse a un nuevo escenario

24 Septiembre 2020

Llevamos seis meses de pandemia y en este período que han nacido miles niños en condiciones adversas, tanto las madres como los equipos de salud, se han adaptado a este nuevo escenario.


Sandra Ramírez >
authenticated user Corresponsal Corresponsal Ciudadano

El embarazo es un estado en el cual el cuerpo de la mujer vive una serie de transformaciones, en la medida que el feto se desarrolla. Paralelamente, el cerebro de la mujer gestante también se va transformando y respondiendo a estos cambios: aumenta la sensibilidad, existen crisis de llanto y a finales del embarazo se perciben con mayor facilidad las emociones de los que nos rodean. Estos cambios emocionales surgen de forma natural como una manera de prepararnos para cuidar con empatía a nuestro bebé, no obstante esta mayor sensibilidad nos puede hacer preocuparnos demasiado y en especial en estos tiempos en que sentimos variadas amenazas externas, por la incertidumbre sanitaria, económica y social.

Leer también: Agosto: Un mes para dejar atrás

Si estás en los primeros meses de embarazo tal vez tu mayor temor sea contraer la enfermedad del Covid 19. Hasta ahora no hay evidencia científica que demuestre que la infección pueda ser transmitida a través de la placenta, por lo que puedes estar tranquila.

Si estás al término de tu embarazo, puedes estar preocupada de contraer la enfermedad en al lugar donde nacerá tu hijo y si ya estás infectada, tu temor sea que te separen de tu bebé apenas nazca.

Frente a estas dudas ¿Qué podemos hacer?

Solo CONFIAR

Llevamos ya seis meses de pandemia en Chile y en todo este período han nacido miles de niños en condiciones tan distintas hasta antes del inicio de esta crisis, pero tanto las madres y sus familias como los equipos de salud, se han adaptado a este nuevo escenario.

Te dejo aquí algunas consideraciones para que puedas tener tranquilidad en uno de los momentos más importantes de tu vida.

o Los hospitales y clínicas de la región de Los Lagos cuentan con protocolos actualizados para hacer lo más segura posible la atención del parto y recién nacido, también la del recién nacido que queda hospitalizado. Esto ha significado una reducción drástica de las personas que circulan en esos recintos, por lo que se ha restringido el ingreso del acompañante y familiares que quieran visitar a la madre y el niño. Aunque esto pueda parecer una medida exagerada, es la única forma de evitar la exposición al virus y lejos de perjudicar a las madres, esta medida ha tenido un impacto positivo en el fortalecimiento del vínculo de la diada (madre- bebé) y en el inicio de la lactancia materna ya que al permanecer juntos, sin distracciones ni interrupciones, pueden estar más conectados.

o Incrementa la confianza en ti misma: “El poder de parir está en ti y el de nacer en tu bebé”. Inhalar y exhalar profundo, visualizar tu parto , soltar, tener pensamientos positivos harán que te sientas más confiada en tu proceso. Realiza actividades que liberen oxitocina como una rica comida, mirarse a los ojos con los seres amados (pareja, hijos, familiares), caricias, masajes, baile, yoga, caminata, meditación, respirar aire puro, oir los sonidos de la naturaleza. Evita mirar noticias trágicas.

o Agradece a tu cuerpo haber llegado al término del embarazo y a tu bebé por elegir el momento más adecuado para nacer.

o Respeta y pide que los demás respeten ese momento sagrado. En especial a tu equipo de salud: la situación sanitaria no es un motivo para interrumpir antes de tiempo el embarazo, si éste es normal.

o Confía en el equipo de salud que está trabajando en condiciones adversas y que, al igual que tú, muchas veces ha sentido miedo y cansancio en este contexto de enfermedad de alto contagio, pero que está dando todo de su parte para hacer que tu experiencia sea segura y la recuerdes positivamente.

o Mantén una actitud relajada y no confrontacional, pregunta si tienes dudas, el equipo de salud debe responder a todas tus preguntas.

o Y por último, celebra la vida. Prepárate mentalmente para el encuentro con tu bebé y llegado el momento déjate llevar por tu instinto. Míralo fijamente a los ojos , una vez que lo tengas en tus brazos . Háblale, siente su olor, acarícialo suavemente en ese momento tan íntimo y significativo …y piensa que , a pesar de toda esta incertidumbre , la vida sigue su curso.