Época de intolerancias y alergias: aprende a reconocerlas

Época de intolerancias y alergias: aprende a reconocerlas

02 Diciembre 2020

Llega la primavera y con ella, los estornudos. Es común que las personas que hacen alergias estacionales tengan alguna intolerancia o alergia alimentaria, ¡muchas veces nisiquiera lo han relacionado! 

Stephanie Riedel >
authenticated user Corresponsal Corresponsal Ciudadano

Cada día son más las personas diagnosticadas con alguna intolerancia o alergia alimentaria. Habitualmente se diagnostica mucho más a los niños, y pasa que los adultos se acostumbraron a vivir con diversos síntomas y no se han dado cuenta o investigado si sus procesos de salud tienen un origen que puede ser alimenticio.

Leer también: ¿Cómo almacenar alimentos perecibles?

Las razones del origen son variadas, así también su expresión. Personas con irregularidad en el tránsito intestinal, o con frecuentes inflamaciones digestivas, diversas manifestaciones en piel como ronchas o manchas, diversas expresiones respiratorias, incluso jaquecas, pueden ser signos de presentar una intolerancia o alergia alimentaria, y esas alergias predisponen mucho más a hacer la famosa alergia estacional, y es que el cuerpo es uno sólo, lo que pasa en intestino, si pasa en otros sistemas.

Una diferencia importante entre intolerancia y alergia, es que la primera es cuando el organismo tiene dificultades para digerir un alimento, lo que por consecuencia inflama el sistema digestivo. En las alergias, se involucra el sistema inmunológico, donde éste considera al alimento ingerido como un 'invasor', provocando una respuesta sobre dimensionada del sistema inmune, donde se liberan diversas sustancias para el 'control' de ese alimento, existiendo incluso casos con reacción anafiláctica, que pueden llevar a la muerte.

Hoy se ve un gran número de bebés con diagnósticos de alergia a la proteína de leche de vaca y/o gluten y/o legumbres y/o huevos, entre otros, lo que genera que la madre del lactante deba ajustar su alimentación para favorecer la salud del infante y además que la alimentación complementaria, deba ser muy bien dirigida para no empeorar la manifestación del diagnóstico.

Si bien es cierto que es un diagnostico cada vez más habitual, aún es poco entendido por la población general, y lamentablemente eso puede generar situaciones clínicas complejas en las personas que desarrollan estas patologías. He escuchado en innumerables pacientes que me dicen sobre sus hijos "fue a un cumpleaños y algo le dieron de comer", o personas que sin antes consultar a los padres o cuidadores ofrecen algún tipo de alimento o golosina a un menor, ellos lo comen y la situación empeora.

Es muy importante empatizar con las familias que tienen estos diagnósticos, los 'poquitos' son peligrosos, la invitación es a tener más espacios con alternativas alimenticias, tanto en nuestros círculos personales, como sociales y a siempre consultar, sobre todo con los niños, que pueden comer para colaborar con que éstos mejoren, o al menos no empeoren, su condición.

Si estás con síntomas de alergias estacionales, chequea tu alimentación, cuidándola podría mejorar la sintomatología de la muchas veces temida primavera. Recuerda siempre asesorarte por un profesional del área de la salud.