Beneficios de la música en el cerebro del bebé en gestación

Beneficios de la música en el cerebro del bebé en gestación

14 Octubre 2020

A partir de las 20 semanas de gestación, el feto puede oír no sólo las voces de sus padres u otros familiares sino que también diferentes melodías y cantos.


Sandra Ramírez >
authenticated user Corresponsal Corresponsal Ciudadano

Variadas investigaciones científicas avalan que los bebés no solo se relajan al escuchar determinados tipos de melodías durante su desarrollo en el útero materno, sino que también son capaces de recordarlas hasta los cuatro meses después de haber nacido.

Ver también: Gestar y parir en pandemia: Adaptarse a un nuevo escenario

Según estudios, escuchar música en el embarazo tiene beneficios a nivel neurológico, ya que a través del oído materno las ondas vibratorias de la música atraviesan los tejidos materno, llegando a activar millones de células cerebrales fetales, lo que favorece las nuevas conexiones del tejido nervioso permitiendo el desarrollo tanto del hemisferio izquierdo (área cognitiva) como derecho (área emocional) del cerebro humano, completando así sus funciones.

Para ayudar a este desarrollo neurológico se recomienda que la madre escuche estilos musicales que pueden ir desde melodías complejas de la música clásica hasta las canciones de cuna o cantos infantiles, en distintos momentos del día, durante toda la gestación y por al menos una hora diaria.

No es necesario que los padres sepan de música, o tengan que tener sofisticados aparatos de música (audífonos, parlantes u otros dispositivos), lo importante es que la melodía que van a escuchar junto a su hijo en gestación sea alegre y respetuosa, que tenga un ritmo armonioso y no agresivo. La música clásica tiene la ventaja de que se compone de varios instrumentos que estimulan el área cognitiva del cerebro infantil pero las canciones populares o arrullos cantadas por los propios padres tendrán un efecto sobre el apego y la confianza básica del niño o niña.

Una vez nacido, el bebé deberá seguir escuchando la música o canciones que escuchaba en el vientre materno y así continuar más adelante, acompañándolo en sus rutinas y juegos, hasta que él mismo pueda mover un sonajero o tocar un tambor, lo que lo ayudará en su aprendizaje, mejorando su concentración y comunicación, siendo éste un proceso que dure al menos hasta su etapa pre escolar.

¿Cómo podemos lograr que el feto escuche música?

No es necesario poner audífonos sobre el vientre materno, basta que el sonido llene el ambiente donde se encuentra la madre, a un volumen normal. Las ondas sonoras viajarán hasta el oído materno y desde ahí a la columna vertebral de la madre y a nivel de las últimas vértebras (sacro y coxis) mestas ondas llegarán al útero materno y por lo tanto a los oídos del bebé en gestación.

Les dejo aquí una play list para que puedan escuchar junto a su retoño. 

“Pequeña sonata nocturna “ de Wolfgang Amadeus Mozart.

“Música acuática” de Georg Friedrich Handel

“La sinfonía de los juguetes” de Joseph Haydn

“Las Cuatro Estaciones” de Antonio Vivaldi

“Concierto de violines” de Juan Sebastián Bach

Canciones que mamá, papá, hermanos u otros miembros de la familia le canten.

Ver también: Parto 'normal' después de cesárea: ¿Es posible?