Retiro del 10%: Una pequeña gran batalla ganada

Retiro del 10%: Una pequeña gran batalla ganada

17 Julio 2020

Hoy la lucha mundial es contra un capitalismo gore, zombie que carcome y cercena a nuestras comunidades. Contra un mundo racista, machista, clasista y desigual. 

Álvaro Retamales >
authenticated user Corresponsal Corresponsal Ciudadano

Esta ha sido una de las semanas más intensas y sabrosas en la política nacional, cuestiones políticas que nos afectarán a todos directamente, en proporción claro, a nuestras (pobres) cotizaciones en las Afps. De las más sabrosas que ha habido últimamente y eso no es poca cosa, considerando lo convulsionado que está Chile y el mundo por estos días. El miércoles se votó en la cámara de diputados la libertad de retiro del 10% de los ahorros previsionales individuales de las famosas Afps. Una cuestión que en otros países podría parecer una perogrullada, pero que en Chile se está discutiendo con garras y uñas. En países como Australia ya se está dando la discusión, pero aquí en Chile, el capitalismo zombie nos cercena día a día esa posibilidad. Sin ir más lejos, Perú autorizó meses atrás el retiro no del 10, sino del 25% de los ahorros previsionales individuales.

Lee también: Guerra de la jibia: La eterna lucha de los pescadores artesanales de Chile

El día martes fue un día tenso, que terminó con una de las más grandes manifestaciones tipo cacerolazo-barricada del último tiempo. En los barrios de todas las grandes ciudades del país, hasta en la caleta más humilde de cualquier región del sur o del norte, la gente se hizo sentir y manifestó pacífica y violentamente su sentir de indignación frente a un sistema que los oprime, pero que peor aún, los estafa y les roba. La discusión nacional ha girado en torno a las ideas y/o propuestas de uno u otro bando, esto es el 10% de retiro de las Afp o el Plan de Apoyo a la Clase Media (reforzado) que ofrece el gobierno. El Estado aquí en este caso sigue siendo un mero intermediario de las grandes corporaciones, defendiendo fervientemente a las Afps frente al poder ciudadano y/o popular que las quiere transformar. Aquel martes a las 21:00 horas el pueblo de Chile habló y habló profundamente, y probablemente gracias a esa gran voz terminó siendo determinante para lo que vendría después.

El día miércoles comenzó temprano la oratoria en el congreso. Todos los diputados querían intervenir, por lo que el día anterior habían más de cien inscritos. Toda la mañana las alocuciones de los diputados interviniendo, cada cual más performática. En esta discusión en el congreso fue posible observar la composición y la diversidad de la cámara de diputados, pudiéndose observar incluso las verdaderas caras de algunos congresistas. La tensión que se percibió en los rostros de los protagonistas, desde el hemiciclo debe ser impresionante. Hace tiempo que una discusión en el parlamento no tenía tanto rating, ni tampoco tanta pasión en los discursos de los diputados. Sabían que todo Chile los estaba mirando o escuchando. Hubo intervenciones apasionadas, otras notables. No quiero dar nombres, pero también las hubo tremendamente lastimeras, falaces y distorsionantes de la realidad. Pero como dicen popularmente, en política es así y la cosa es sin llorar. 

La discusión de hoy es más que el 10%, al igual que la discusión de octubre fue mucho más que 30 pesos. Y por cierto que es una lucha ideológica, quien lo niega tiene una postura política hipócrita. Hoy la lucha mundial es contra un capitalismo gore, zombie que carcome y cercena a nuestras comunidades. Contra un mundo racista, machista, clasista y desigual. El miércoles (y la semana en general) fue un gran día para la política chilena. Resulta impresionante ver cómo el presidente logra unir a los chilenos en torno al aborrecimiento de su imagen.

Llegó el momento de la votación y la primera moción relativa al retiro de ahorros individuales es aprobada por 95 a favor, 32 en contra y algo así como veinte abstenciones. Aprobado. Celebración de las grandes mayorías en el congreso y en todo Chile. Las encuestas hablan de un 80% de aprobación al retiro del 10%. Una cifra apabullante, categórica.

Este hecho histórico detuvo la rebelión popular que se venía, al igual que las cacerolas del martes garantizaron la victoria en esta pequeña gran batalla de ideas. De no prosperar el cambio constitucional en la cámara baja el día miércoles, quizás en que estaríamos ahora. Al parecer esta proeza colectiva, de torcerle al sistema el destino, podría ser la luz de esperanza para la transformación del sistema de pensiones, hacia un modelo más solidario en y entre generaciones, con participación del estado y el empleador, además del propio trabajador individual. La segunda moción relativa al fondo solidario fue rechazada y es en ese flanco, donde justamente hay una deuda pendiente, en garantizar un sistema que sea cada vez más solidario para todas y todos.

Imagen: Huawei/Agencia Uno