Papitos corazón: no pagar la pensión también es violencia

Papitos corazón: no pagar la pensión también es violencia

07 Agosto 2020

Esta cruda realidad se ve reflejada en que solo el 16 por ciento de los padres que pagan pensión de alimentos, lo hace en la fecha que debe. Sin embargo otro 84 por ciento se atrasa o derechamente no la paga.

Olivia Orozco >
authenticated user Corresponsal Corresponsal Ciudadano

Desde que se promulgo el retiro del 10 por ciento de la AFP y su retención en casos que exista deuda liquidada de pensión de alimentos menores, hemos visto como se han comportado estos padres o madres deudores, los llamados papito o mamita corazón, aquellos fecundadores que no han cumplido, ni con estar presentes en la educación, ni con su obligación de aportar económicamente a sus hijos para el desarrollo normal de estos.

Leer también: Cultura en resistencia: Una nueva realidad

Se viralizaron un sinfín de chats en donde estos deudores suplicaban a las madres que no retuvieran el dinero de las AFP, o amenazaban con acciones directas y violentas en caso que se haga por parte de la madre la retención del 10%. Pareciera sorprendernos la reacción de estos padres ausentes y deudores, pero ¿lo hemos condenado como sociedad de forma enérgica y activa?; no, y el Estado tampoco. Esta cruda realidad se ve reflejada en que solo el 16 por ciento de los padres que pagan pensión de alimentos, lo hace en la fecha que debe. Sin embargo otro 84 por ciento se atrasa o derechamente no la paga, dejando un gran número de niños que no tienen el derecho al alimento, a la vestimenta, entretención, educación o médico para su pleno desarrollo.

Nuestra niñez lamentablemente se ve afectada actualmente por el bajo o nulos aportes económicos que realizan los padres o madres ausentes. Vulnerando así sus derechos, quedan desprotegidos por uno o dos de sus progenitores, por lo que, urge hacer un cambio en esta materia, para proteger realmente la niñez en nuestro país.

Este año se presentó ante Comisión de Familia un proyecto que refunde varios temas que estaban pendientes de tramitación en el Congreso y que aumenta las sanciones a cuyos padres o madres no paguen la manutención de sus hijos, agregándose como causal de violencia intrafamiliar, pudiendo tener sanciones civiles como penales, porque el no pago constante crea un maltrato habitual contra el menor y su madre, que carga sola con un hijo, y por ende ve su patrimonio afectado. Sin embargo es importante que este cambio no quede solo en lo teórico, sino en que tenga real efecto y logre ayudar a estos niños obtener la pensión. Es importante que se vea como sujetos de derecho a ambos, quien tenga el cuidado personal y el niño o niña, se crea efectivamente contra el niño o niña, pues es su derecho obtener la pensión y contra quien tenga el cuidado pues este soporta en su patrimonio el déficit creado por el deudor.

Vivimos en una sociedad adulto céntrica, nuestro modelo solo le habla a los adultos, sin embargo, es necesario cambiar el sentido común y a los niños y niñas hay que empezar a tratarlos como una prioridad social, son el futuro dirán algunos, más que eso, son sujetos de derecho que más protección deben tener pues en la tierna infancia donde se determina en la mayorías de los casos el futuro de esa persona. Si tenemos niños abandonados en primer lugar por sus padres y luego por el Estado, es una deuda que pagaremos caro en 30 años más.