Carrera presidencial provoca fractura en el PRI

Carrera presidencial provoca fractura en el PRI

12 Noviembre 2012
Diversos planteamientos que van desde una posible primaria con la Alianza hasta apoyar la candidatura de Franco Parisi, gatillaron la molestia de algunos parlamentarios que, incluso, estarían evaluando su salida de la colectividad. Desde la dirigencia aseguran que todavía no se ha definido nada.
Radio U. de Chile >
authenticated user

El próximo 12, 13 y 14 de enero se realizará el Consejo General del Partido Regionalista Independiente (PRI). La instancia no sólo servirá para definir el futuro programático de la colectividad, sino que deberá resolver hacia donde volcarán su respaldo en la contienda presidencial. Precisamente, este último punto ya ha estado levantando polvo entre los militantes, dejando de manifiesto la gran división que existe en torno a este tema.

La polémica se desató cuando uno de los consejeros nacionales del partido, Eduardo Salas, envió una carta llamando a sus correligionarios a participar de las primarias del oficialismo y a lograr un acuerdo parlamentario con la Alianza. El planteamiento se habría sustentado en el documento “El Nuevo Centro” de octubre de 2011, texto en el que el mismo Salas menciona la conveniencia de los “acuerdos electorales tácitos” con la Coalición. Allí, más que expresarse una afinidad programática con la Alianza, se explicitan las diferencias con la Concertación que salieron a la luz después de la salida de Adolfo Zaldívar del conglomerado, suceso que dio origen al PRI.

De todas formas, la idea habría provocado un interés inmediato en la coalición gobernante, ya que incluso el precandidato por Renovación Nacional, Andrés Allamand, hizo eco de este llamado en una entrevista difundida por un canal de televisión este domingo, invitando al PRI a participar de las primarias.

Pero las réplicas no tardaron en llegar. Elson Bórquez, integrante de la mesa directiva del PRI, rechazó este planteamiento, pero además esbozó la posibilidad de abrir “un proceso de consolidación como opción política fuera de la Concertación y la Alianza y abrazar un proyecto presidencial independiente, que inyecte dinamismo a las ideas de centro progresista”. Bajo ese prisma, Bórquez apuntó al economista Franco Parisi como eventual abanderado, aunque él mismo aseguró a Radio Universidad de Chile que “no se matriculará con ningún partido político”.

¿Crisis?

Sin embargo, este escenario complicó a figuras emblemáticas del partido como los diputados Alejandra Sepúlveda y Pedro Araya. La parlamentaria auguró que el “coqueteo” con la Alianza podría traer una “inminente división” en el PRI y-de no definirse claramente el rumbo – estaría evaluando presentarse como independiente a los próximos comicios.

Misma postura manifestó Araya, quien tampoco descartó desligarse de la colectividad si no se despeja el panorama: “Efectivamente que el PRI no haya tomado algunas decisiones concretas le ha hecho mal a la convivencia interna. En esa línea, hoy uno se da cuenta que al interior del partido existe un grupo importante de personas que cree en el humanismo cristiano, de carácter progresista, que no están apoyando al actual gobierno  y eso obviamente ha generado puntos de tensión importantes. Entonces si el PRI no toma definiciones adecuadas en torno a quién será su candidato presidencial y cuáles serán sus lineamientos de trabajo para los próximos años y qué le va a ofrecer al país, obviamente esto puede generar una crisis interna”.

Sin embargo, el presidente de la colectividad, Carlos Olivares, puso paños fríos a la controversia y aseguró que- antes de elegir un candidato – se establecerá una carta de navegación del partido, que tenga como pilares la corrección del modelo económico, la implementación de un verdadero regionalismo y una serie de reformas políticas.

“Nuestro candidato va a ser de nuestro propio partido o bien en alianza con otras colectividades. Por ahora no tenemos absolutamente nada definido al respecto. Primero, queremos elaborar un programa presidencial y después un candidato”, dijo Olivares.

Y aunque el dirigente insistió en que el PRI debe constituirse como una alternativa por fuera de la Alianza y de la Concertación, los ejes que se trabajarían en el Consejo General podrían tener mayor cabida en un bloque de centro izquierda.

“Los predicamentos del PRI han sido la corrección al modelo económico y el fortalecimiento de las regiones y las comunidades locales. Por eso es inviable ir a primarias con la Alianza porque bajo ningún punto de vista representan una corrección al actual modelo social que tenemos”, remató Araya.

Así las cosas, Olivares no descartó que sea el propio Adolfo Zaldívar quien asuma una eventual contienda presidencial representando al PRI.