Fútbol en medio de la crisis sanitaria: cuando el dinero hace rodar la pelota

Fútbol en medio de la crisis sanitaria: cuando el dinero hace rodar la pelota

19 Mayo 2020

El fin de semana recién pasado el fútbol alemán volvió al ruedo. Las autoridades germanas autorizaron el regreso luego de más de dos meses de para. Esta vez bajo estrictas medidas sanitarias.

Cristian Oyarzún >
authenticated user Corresponsal Corresponsal Ciudadano

En medio de esta feroz crisis mundial, hablar de fútbol me da un poco de pudor, me siento un insensible habiendo otros temas mucho más relevantes. Pero como dijo Bill Shankly, famoso entrenador de Liverpool de los 70: “El fútbol es lo más importante de las cosas menos importantes”. Estamos hablando de una a actividad con un impacto social y económico gigantesco al cual también le ha tocado sufrir con el ya célebre COVID-19. 

Los alemanes volvieron a jugar pero con un detallito: sin público en las tribunas. Vaya detalle. Fútbol sin público es como sexo con ropa mencionó hace unos días el escritor John Carlin. Es que no deja de tener razón. La esencia, el espíritu, lo medular de este deporte, parece no existir sin la presencia en los estadios de aquellos que vibran por los colores de sus camisetas y el hermoso escudo bordado en el pecho.

Pero esto va más allá de lo romántico. La liga profesional alemana necesitaba con urgencia retomar su actividad para respetar sus millonarios contratos publicitarios y de derechos televisivos. Solo la compañía Sky desembolsa 750 millones de euros por transmitir los encuentros. Si bien se adoptaron una serie de  medidas de salud, la pelota vuelve a rodar en una medida cuestionable en medio de la pandemia que ha golpeado fuerte a Alemania con más de 170.000 casos y 7.000 muertes. 

Cuando la indicación  de distanciamiento social sigue siendo la medida más importante, el dinero pone en el campo de juego a jugadores, entrenadores, camarógrafos y asistentes. Hay contratos que se deben cumplir. Incluso si el equipo completo del Dynamo Dresden (de segunda división) se encuentra en cuarentena total por 2 casos confirmados de COVID-19. ¿Nos tendremos que acostumbrar a este fútbol de mentira? Fútbol profiláctico lo llamaron algunos.

Otros defienden la medida planteando que se trata de una entretención necesaria para aquellos que están en confinamiento, como si no fuera suficiente la cantidad de series disponibles en Netflix. Las protestas de hinchas alemanes no se han hecho esperar, incluso futbolistas como el inglés Wayne Rooney han manifestado que nada se les ha preguntado a los jugadores en relación al retorno a la actividad. Como si recién se enterara que esto no es más que el circo romano.

El dinero apura y presiona a un retorno que parece complejo y frágil aún. Ni siquiera vemos luz al final del túnel. Muchas competencias deportivas, como el caso chileno, miran lo que sucede en Alemania para pensar en el retorno. El día que los estadios vuelvan a estar llenos, será el mejor indicador de que vencimos al virus, por ahora los televisores serán progresivamente invadidos de este fútbol de mentira.