El desafío de promover el trabajo y aprendizaje colaborativo entre distintas disciplinas

El desafío de promover el trabajo y aprendizaje colaborativo entre distintas disciplinas

14 Septiembre 2020

Flexibilizar las fronteras entre las doctrinas, fomentar la creatividad e innovación, y promover el trabajo colaborativo son algunos de los beneficios que se obtienen al abordar los problemas desde una mirada inter y multidisciplinaria.

Especial Mi Voz >
authenticated user Editor

Avanzar hacia el desarrollo económico sostenible, es uno de los desafíos históricos del país que comparte la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, y para lograr esta ambiciosa meta surge, entonces, la necesidad de acercar a Chile a la innovación, familiarizar el concepto, entendido como un motor de transformación y crecimiento para la industria nacional; y procurar promover su implementación mediante el trabajo desarrollado entre distintas disciplinas, con énfasis en ese análisis transversal capaz de otorgar soluciones innovadoras y dar respuesta a problemáticas complejas de la sociedad. 

“Los problemas reales en las empresas o instituciones rara vez son monodisciplinares, sobretodo aquellos problemas más complejos. Al tratar de resolver un problema real por partes, el lograr integrar las soluciones implica un trabajo enorme, en consecuencia, si el análisis se realiza desde el comienzo pensando que las disciplinas involucradas colaboren y cooperen en alcanzar la solución, eso permitirá el desarrollo de mejores soluciones que pueden ser generadas en plazos y costos menores”, explica José Ceroni, Decano de la Facultad de Ingeniería PUCV.

Colaboración y sinergia

Se entiende, entonces, la importancia de este nuevo proceso de integración de conocimientos, claramente alineados con un objetivo común. La Facultad de Ingeniería de la PUCV, a través de su Centro Interdisciplinario de Ingeniería (CII), responde a ese objetivo y pone a disposición del país una sólida experiencia en investigación aplicada, desarrollo tecnológico e innovación. El CII realiza la gestión de proyectos para pequeñas, medianas y grandes empresas, adquiriendo un rol significativo en el contexto regional, nacional e internacional.

“Consideramos que un trabajo interdisciplinario llevado adecuadamente permite dar una respuesta más completa, integradora y acelerada a problemas emergentes. Más allá de las metodologías y procesos asociados, creemos que lo primero es velar por una comunicación abierta que permita un conocimiento profundo entre especialistas considerando los aspectos humanos y técnicos, y el desarrollo de la empatía entre especialidades entendiendo las prioridades y objetivos de cada una”, indica Rodrigo Vergara, Gerente del Centro Interdisciplinario de Ingeniería PUCV.  

Sin duda alguna, los esfuerzos y logros obtenidos se materializan también en las distintas Unidades Académicas. “La investigación debe ser capaz de contribuir de manera directa en nuestro entorno y sociedad. Propiciamos que la investigación sea parte del quehacer de nuestros docentes, que se desarrolle a través de nuestros estudiantes de doctorado, de magíster y de pregrado, involucrando así no sólo a quienes desarrollarán una carrera como investigadores, sino a quienes trabajarán como ingenieros en los diversos procesos de producción de nuestro país y del mundo”, afirma Jorge Mendoza, Director de la Escuela de Ingeniería Eléctrica de la PUCV.

Por su parte, María Cristina Schiappacasse, Directora de la Escuela de Ingeniería Bioquímica, hace énfasis en que “la capacidad de colaborar con ingenieros de otras especialidades, y también con profesionales de otros ámbitos, es esencial en el contexto del buen desempeño laboral del profesional. El ingeniero debe estar preparado para la mirada diferente de otros profesionales, en función del campo de acción de cada uno y del distinto lenguaje que cada uno emplea. Los desafíos que existen actualmente implican una perspectiva interdisciplinaria, y no solo con otras ingenierías, sino que con todo tipo de profesionales provenientes de otras áreas del saber”. 

Respuestas a los nuevos desafíos de enseñanza

Para lograr dicha contribución en el entorno, el ingeniero deberá adecuarse a nuevas exigencias, por tanto, la formación interdisciplinaria de los actuales estudiantes de las distintas ingenierías será el soporte basal para dicho proceso. Al respecto, el  Director de la Escuela de Ingeniería Civil, Edgar Giovanny Díaz, señala que “el ingeniero civil desde su proceso de formación desarrolla capacidades para adaptar, modificar, o proponer nuevas metodologías de trabajo de acuerdo con las necesidades o exigencias del entorno, sin perder de vista el potencial impacto que tienen o tendrán en la sociedad. En nuestra Escuela, mediante nuevos convenios interinstitucionales y con empresas privadas, se está fomentando el trabajo multidisciplinar, lo cual permite también tener conocimiento de primera fuente de los requerimientos y necesidades actuales del país en diferentes frentes”. 

Este enfoque es compartido por otra unidad académica, correspondiente a la Escuela de Ingeniería en Construcción, donde su Director, Hernán Pinto, afirma que como formadores “nos genera un importante desafío en la preparación de los futuros Ingenieros, ya que deben ser capaces de desarrollar trabajo interdisciplinario y colaborativo. En Ingeniería en Construcción PUCV, además, hemos valorado e incentivado el desarrollo de proyectos interdisciplinarios entre nuestros académicos, y con un claro sello internacional, lo que nos ha permitido establecer fuertes relaciones de investigación. A su vez, hemos incorporado académicos que provienen de otras disciplinas para avanzar en el desarrollo de estas líneas interdisciplinarias que son de gran importancia para nuestra unidad”.

La mirada de la Facultad de Ingeniería de la PUCV está enfocada entonces en materializar y enfrentar de manera interdisciplinaria, y multidisciplinaria, todos los desafíos que traen consigo los avances científicos y el continuo cambio en el mundo, pues permite generar un avance continuo y permanente para el desarrollo y calidad de vida de las personas; y esto, encuentra su punto de partida en la formación de los futuros profesionales que serán protagonistas de las nuevas soluciones, así, se completa un círculo virtuoso entre industria, academia y sociedad.

 

Galeria Imagenes: