Mar en Puerto Varas: un pequeño tesoro oculto

Mar en Puerto Varas: un pequeño tesoro oculto

26 Junio 2020

Una buena forma de acercarnos al mar es a través del turismo rural en caletas de pescadores, pues en la mayoría de los casos es un buen ejemplo de turismo comunitario ya que gran parte, sino toda, la comunidad de la caleta se beneficia con las visitas de los turistas.

Josefa Palomero >
authenticated user Corresponsal Corresponsal Invitado

En Chile la longitud de costa del territorio continental e islas adyacentes suma 83 850 km, ¡esto es dos veces la longitud de la tierra!  Pese a esta característica increíble, los chilenos en general no tenemos una relación cercana con el mar. Según la SUBPESCA en nuestro país existen 467 Caletas de Pescadores Artesanales Oficializadas, 12.750 embarcaciones y 92.000 pescadores.

Una buena forma de acercarnos al mar es a través del turismo rural en caletas de pescadores. Sí, el turismo de caletas también es turismo rural, y en la mayoría de los casos es un buen ejemplo de turismo comunitario ya que gran parte, sino toda, la comunidad de la caleta se beneficia con las visitas de los turistas, diversificando la actividad económica es decir, generando ingresos extras a familias que dependían 100% de la pesca artesanal.

Con la Crisis del Covid 19 la forma de viajar cambio y la reactivación de la industria del turismo vendrá de la mano de los vecinos. En la cuenca del Lago Llanquihue y sus cercanías hay infinidad de lugares por descubrir, el primero que quiero recomendar está ubicado en la comuna de  Puerto Varas y se llama Caleta Rollizo en este lugar rodeado por montañas, volcanes y el Estuario de Reloncavi,  hace casi dos años se oficializó la “Agrupación de Turismo Rural, cultura y medio ambiente Terramar Rollizo” compuesta por 18 socios los cuales ofrecen paseos en lancha,  demostraciones de buceo, cabalgatas, alojamiento,  recursos marinos locales  frescos, congelados y ahumados, artesanía, masajes de relajación, excursiones, productos de Fito cosmética artesanal, variada gastronomía destacando el curanto en hoyo, cordero al palo y una  deliciosa repostería. Caleta Rollizo entrega experiencias auténticas de Turismo Creativo que sin dudas vale la pena vivir.

Para visitar Caleta Rollizo,  gozar de estos servicios y productos, enmarcados en un entorno de sueño, se debe reservar previamente, para no saturar el lugar, para extraer del mar los recursos que se necesitan y no sobre explotar su área de manejo y sustentar en el tiempo la economía local, esta comunidad está empeñada en hacer un desarrollo sostenible y desde la ruralidad nos comparte experiencias auténticas que pueden ser  ejemplares y transformadoras.

Una vez superada la crisis sanitaria los invito a conocer este increíble lugar y vivir una experiencia diferente.